Noticias

Canal de Panamá mantiene acciones para conservar recursos hídricos

Publicado el 03 de julio de 2015

lago gatun aereaEl Canal de Panamá mantiene acciones operativas para la conservación de los recursos hídricos a fin de enfrentar los cambios climáticos globales y el fenómeno El Niño que han provocado niveles históricos de escasez de lluvias en la Cuenca Hidrográfica de la vía interoceánica.

Como parte de la administración responsable del agua, el Canal de Panamá lleva varios meses aplicando acciones de conservación como la no generación de electricidad en la planta hidroeléctrica de Gatún y la eliminación del uso de asistencia hidráulica en la operación de las esclusas.

Otras medidas incluyen los llenados en cámaras cruzadas, los esclusajes de cámaras cortas para ahorrar agua en la operación y los esclusajes conjuntos que incluyen el tránsito de más de un buque en una esclusa.

Además de las acciones operativas, el Canal de Panamá mantiene un activo plan de protección a los bosques y de reforestación, dentro y fuera de la Cuenca Hidrográfica.

Los proyectos de profundización del cauce de navegación del Canal de Panamá también han contribuido a mejorar las reservas de agua.

Estudios preparados por el equipo de meteorólogos del Canal de Panamá demuestran que el país enfrenta un período de relativa sequía durante los últimos dos años, como consecuencia de los fenómenos asociados al cambio climático que se registra a nivel mundial y del fenómeno El Niño a nivel regional, este año en particular.

Gracias a un periodo corto de lluvias al final del año 2014, se recuperaron los niveles operativos de los lagos Gatún y Alhajuela, principales abastecedores de agua para consumo humano de las ciudades de Panamá y Colón. Sin embargo, los acuíferos de la Cuenca no lograron recargarse lo suficiente, en consecuencia, los niveles de los lagos se mantienen bajos durante el primer semestre del 2015.

Disminución de las lluvias
El pronóstico de lluvias para el resto del año 2015 y principios del 2016 indica que la sequía persistirá, producto del fenómeno El Niño, el cual ya ha provocado niveles históricos de escasez de lluvias.

Por ejemplo, el mes de mayo de 2015 fue el menos lluvioso en la Cuenca del Canal de los últimos cincuenta años y el recién finalizado mes de junio fue el menos lluvioso de los últimos 102 años.

Con respecto a la serie de 102 años de registros de los aportes de agua netos acumulados de enero a junio en la Cuenca del Canal, el primer semestre del 2015 es el tercero con el aporte más pobre durante este periodo, superado solo por los años 1920 y 1977.

La precipitación pluvial en la Cuenca del Canal ha estado por debajo del promedio en 20, de los últimos 22 meses.

El Canal de Panamá se apoya en un equipo de meteorólogos e hidrólogos, sistemas propios de imágenes de satélites, radar meteorológico, bases de datos centenarias, modelos de predicción de lluvias, caudales y elevaciones de ríos y lagos, y sistemas de ayuda a las decisiones para el manejo de los recursos hídricos.

Aumento de consumo
Garantizar el agua, en cantidad y calidad para la población es la prioridad del Canal de Panamá en la administración de los recursos hídricos del Canal de Panamá, aunque los niveles de consumo humano e industrial de agua potable, extraída de los lagos Gatún y Alhajuela, han aumentado vertiginosamente en los últimos años.

Los niveles de consumo proyectados al año 2025 se alcanzaron en el 2012, impulsados por el crecimiento económico del país que aumenta la demanda por el desarrollo de nuevas urbanizaciones y edificaciones.

Alrededor de 1.9 millón de personas se abastecen del agua proveniente de los lagos Gatún y Alhajuela, lo cual representa más de la mitad de la población del país.

Esta situación se agrava por patrones de consumo excesivo y desperdicio que elevan la demanda de agua a 400 litros/habitante/día. Con esta cifra, Panamá supera en más del doble el promedio de consumo de agua a todos los países de Latinoamérica.

Los lagos Gatún y Alhajuela son fuentes finitas de agua. Es imperativo reconocer que el sostenimiento del desarrollo económico del país debe considerar los fenómenos climáticos que impactan al mundo y que, además, debe ir de la mano con la identificación, conservación y protección de cuencas hidrográficas.