Noticias

Canal de Panamá reafirma compromiso en el Día Mundial del Agua

Publicado el 22 de marzo de 2018

El Canal de Panamá tiene por mandato constitucional la responsabilidad de administrar, mantener, usar y conservar los recursos hídricos de su Cuenca Hidrográfica, donde están ubicados los lagos Gatún y Alhajuela que abastecen de agua a cerca de dos millones de personas en la zona metropolitana del país.

En cumplimiento de ese mandato, el Canal de Panamá administra el recurso hídrico de la cuenca priorizando el consumo humano, lo que incluye el suministro de agua en cantidad y calidad para la operación de las plantas potabilizadoras de Mendoza, Miraflores, Monte Esperanza, Federico Guardia Conte (Chilibre), Laguna Alta, Sabanitas y otras, que abastecen a 1.9 millón de personas.

En su gestión del agua, el Canal de Panamá impulsa y trabaja junto a las comunidades de la cuenca en programas de sostenibilidad para mantener el equilibrio ambiental que ayude a proteger las fuentes naturales del agua, y además en apoyo al Plan Nacional de Seguridad Hídrica realiza estudios para nuevas fuentes hídricas con reservorios multipropósitos en áreas como Bayano, Río Indio y el área de Azuero y Veraguas.

Sumado a los programas ambientales en la cuenca, para la administración del recurso hídrico se cuenta con un equipo humano y el uso de tecnología de punta para formar uno de los mejores laboratorios de calidad de agua de la región, integrado por especialistas como químicos, biólogos, oceanógrafos y técnicos en ciencias físicas.

Desde este laboratorio y con estos especialistas, el Canal de Panamá monitorea y analiza la calidad del agua de la Cuenca del Canal, incluye ríos, lagos, los cauces de la vía acuática, de las esclusas, con sus tinas de ahorro, y por supuesto las plantas potabilizadoras de Miraflores, Monte Esperanza (Colón) y Mendoza (Panamá Oeste) que son administradas por la entidad.

Como parte de su gestión del agua, el Canal de Panamá da seguimiento a las condiciones climáticas que impactan la disponibilidad del recurso.

En los últimos dos años se registraron lluvias por debajo del promedio, incluido uno de los fenómenos de El Niño más fuertes de la historia, lo que reafirmó la importancia de las medidas de conservación del agua y la identificación de nuevas fuentes hídricas..

La falta de lluvias llegó a tales extremos que los meses de octubre y noviembre pasado se ubicaron entre los más secos de la historia en la Cuenca del Canal.

Según los registros del Canal, octubre pasado fue el segundo octubre más seco desde 1914.

La situación vivida en los últimos tiempos también refleja la importancia de identificar fuentes hídricas adicionales para almacenar el agua durante las épocas de lluvias por encima del promedio, a fin de disponer del recurso durante temporadas secas.

Desde el año pasado el Canal de Panamá forma parte junto a otras instituciones del Plan Nacional de Seguridad Hídrica con el cual estamos trabajando en una hoja de ruta para garantizar el acceso de la población a agua en cantidad y calidad.

Como parte de ese compromiso estamos trabajando como contratistas del Ministerio de Ambiente en el estudio para la factibilidad de nuevas fuentes hídricas con reservorios multipropósitos en áreas como Bayano, Río Indio y el área de Azuero y Veraguas.